miércoles, 29 de noviembre de 2017

Historia del economato y las Sociedades Cooperativas de Consumo de Barruelo

Personal del economato de Barruelo retratados en el mostrador (1955)
Personal del economato de Barruelo retratados en el mostrador (1955)

Hace tiempo que quiero hablaros sobre este tema, pero requiere de muchísima investigación, así que hay que agradecer a Fernando Cuevas que me haya facilitado los documentos que ha ido recogiendo a lo largo de los años para poder escribir este artículo.

Lo primero que necesitamos es saber qué es un economato y su definición es la siguiente:
Establecimiento organizado en forma de cooperativa o sostenido por algunas empresas, donde ciertos colectivos, en especial de trabajadores, pueden adquirir productos a un precio más económico que en otros comercios.

Al leer esto, tenemos que hacer especial hincapié en que pertenecen a las empresas, ya que es la principal diferencia con las Sociedades Cooperativas de Consumo, gestionadas por los propios socios. Aquí radica su importancia, porque es una parte importante del paternalismo industrial, una forma de control de los obreros por parte de la empresa a través, en este caso concreto, del acceso a los alimentos.
El sistema de pago se hacía mediante una cartilla, en la que se iban apuntando los productos adquiridos por los trabajadores y descontados de su paga el día de cobro. De esta forma, una parte importante del salario de los obreros revertía de nuevo en las arcas de la empresa. Además, el patrón se aseguraba que sus trabajadores estaban bien alimentados, ya que tenían un oficio con un desgaste físico elevado y así podían rendir más, lo que repercutía en un mayor beneficio para la empresa. Por último, en caso de huelga se podía bloquear el acceso al economato ejerciendo presión sobre los trabajadores, que debido al sistema de cartillas disponían de poco dinero en efectivo y tenían dificultades para adquirir alimentos en otros establecimientos.

Panadería del economato de Barruelo
Panadería del economato de Barruelo

El primer documento en el que se habla de un economato en Barruelo data de 1880, aunque posiblemente llevase funcionando un tiempo. El más antiguo que hemos encontrado se creó en Palafrugell (Gerona) en 1865, por lo que Barruelo es uno de los pioneros en este sistema ya que hasta principios del siglo XX no se empieza a generalizar en nuestro país.

Con el nuevo siglo, el movimiento obrero comenzó a tener mucha fuerza en la cuenca del Rubagón y se empezó a desligar del paternalismo industrial. Uno de los hitos importantes en este proceso fue la creación de la Cooperativa Economista Barruelana, en 1911. Para poder comprar en ella había que ser socio, pero ya no era algo exclusivo de los trabajadores de minas, sino que estaba abierta a todo el mundo y se seguía utilizando el sistema de la cartilla.
Con este mismo sistema, se constituye en 1920 la Cooperativa de Consumo "La Metalúrgica" que se transforma en 1934 en la Cooperativa Obrera Popular de consumo "La Barruelana". Ese mismo año cierra el economato de Barruelo (Cooperativa de los Ferrocarriles del Norte) y La Barruelana les arrienda sus locales y enseres hasta el inicio de la Guerra Civil, momento en el que desaparecen las cooperativas de consumo.
Debido a la situación del país, en la posguerra se hace necesaria la reapertura del economato por parte de Minas de Barruelo S.A. y garantizar así la buena alimentación de los mineros. 
Con el cierre de las minas desaparece el economato tras casi un siglo de historia, pero en 1970 se crea la Cooperativa Santo Tomás, conocida por los barruelanos como "La Cope", y que estuvo abierta hasta 2001.

Otra foto del personal del economato de Barruelo
Otra foto del personal del economato de Barruelo

En algunas cooperativas de consumo, en caso de dar beneficios, se repartían entre los socios en función de lo que hubiera gastado cada uno. Por este motivo, se mantuvo el sistema de cartillas en muchas de ellas que permitía conocer al detalle las compras de cada socio.

Como veis, la historia del cooperativismo de consumo en la cuenca del Rubagón tiene mucha miga y ha sido un aspecto muy importante en la vida cotidiana de los barruelanos.

Si queréis saber más sobre los economatos o sobre cualquier otro aspecto relacionado con el carbón, no dudéis en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Os estamos esperando!

Óliver del Nozal