miércoles, 6 de septiembre de 2017

La brigada de salvamento. Voluntarios al rescate.

Brigada de Salvamento (prácticas en Vallejo de Orbó) foto de Avelino Molina
Brigada de Salvamento (prácticas en Vallejo de Orbó) foto de Avelino Molina Gonzalez

El trabajo en la mina tiene un alto riesgo de accidente y la sombra de la muerte sobrevuela a los mineros a lo largo de toda la jornada. Es por esto que se necesita un protocolo de actuación en caso de accidente, suficientemente bien ensayado para minimizar las bajas.
Para estos casos se crea la brigada de salvamento. La última que se crea en la montaña Palentina estaba formada por un grupo de entre 20 y 25 voluntarios, todos ellos trabajadores de la mina, que en caso de accidente acuden a rescatar a sus compañeros. Esta brigada recibe formación específica y realiza prácticas cada 15 días, que consisten en simulacros de rescate, primeros auxilios, rápel y lo más importante; saber cuáles son las tareas específicas que desempeña cada miembro dentro del equipo.
Los brigadistas pueden estar repartidos por varias minas y disponen de vehículos para desplazarse hasta el lugar del accidente. 
Aunque en cada cuenca se pueden organizar de forma diferente, lo que tienen en común es que son un equipo de intervención rápida especializado en atmósferas irrespirables, que intentará sacar a los heridos lo antes posible.


Brigada de salvamento atendiendo a un herido
Brigada de salvamento atendiendo a un herido

La primera mención a un equipo de mineros formados y equipados para actuar en caso de accidente la encontramos en el primer reglamento de policía minera de 1897 y aunque tardarían unos años en aparecer las primeras brigadas como tal, contamos con algunas que han cumplido más de 100 años.


Brigada de salvamento haciendo prácticas en el Pozo Calero. Foto de Avelino Molina Gonzalez
Brigada de salvamento de Barruelo recibiendo el primer premio

Uno de los aparatos que no puede faltar en el equipo es el reciclador. Está formado por una mochila rígida en la que va la botella de oxígeno, junto con un pulmón mecánico, un enfriador y un depósito de cal sodada. Se trata de un circuito cerrado en el que nos colocamos una máscara que nos aísla del exterior, por lo que los gases que exhalamos no salen, sino que los volvemos a respirar. Esto es posible gracias a la cal sodada, que absorbe el CO2, por lo que podemos volver a respirar los gases exhalados previa inyección de un volumen de oxígenos equivalente al CO2 eliminado. 
En condiciones normales, el aire está compuesto por un 78% de nitrógeno, un 21% de oxígeno y un 1% de otros gases. La composición del aire una vez que ha pasado por nuestros pulmones es de un 78% de nitrógeno, un 16% de oxígeno, un 4% de dióxido de carbono y un 1% de otros gases. En un circuito abierto, ese 16% se pierde, pero con el reciclador lo podemos utilizar de nuevo y aumentar la autonomía de la botella de oxígeno.

Los hundimientos son habituales en las minas y pueden provocar la caída de enormes piedras imposibles de mover entre varios hombres. Este problema se soluciona llevando un cojín neumático (airjack) que se coloca bajo la piedra y se infla, levantándola, para poder rescatar a alguien que haya quedado atrapado debajo. 
El hacho es otra pieza que no le puede faltar a un brigadista ya que es una herramienta muy útil si el posteo o la entibación son con madera.




Brigada de salvamento de Barruelo recibiendo el primer premio del concurso anual de destreza de oficio
Brigada de salvamento de Barruelo recibiendo el primer premio

En una atmósfera llena de humo y gases mortales, donde no se ve prácticamente nada y en la que el tiempo corre en tu contra, la organización y sincronización entre los miembros de la brigada es crucial; tanto que se realizaron concursos de destreza de oficio, al igual que se hacían los de entibadores. El 16 de julio de 1958, la brigada de rescate de Barruelo de Santullán obtuvo el Primer Premio Nacional en el concurso anual de destreza de oficio y quedó recogido en el NODO (minuto 1:11)

Si quieres saber más sobre la brigada de salvamento, o cualquier otro tema relacionado con el carbón, puedes venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal