miércoles, 10 de mayo de 2017

El carbón vegetal. El primer carbón usado por el hombre.

Pila de madera para hacer carbón vegetal
Pila de madera para hacer carbón vegetal

En este blog nos centramos en contaros todo lo relacionado con el mineral que ha marcado la historia de nuestra pueblo y de la humanidad en general. El carbón mineral fue clave para el desarrollo de la máquina de vapor y la revolución industrial, pero no es el único carbón que ha propiciado el desarrollo de los seres humanos. 
El carbón vegetal se lleva utilizando por nuestros ancestros desde el descubrimiento del fuego y hoy en día sigue presente en nuestras vidas. A lo largo de las siguientes líneas, iremos descubriendo qué es, cómo se produce y para qué se utiliza esta "madera carbonizada".

Empezamos por el principio. ¿Qué es el carbón vegetal? ¿Os acordáis del artículo en el que explicaba la formación de coque? Pues esto es algo parecido, pero en vez de carbón, "destilamos" madera. El carbón vegetal es el producto de calentar madera a altas temperaturas en ausencia de oxígeno. El resultado es un material de color negro, frágil y con un alto poder calorífico debido a su elevado contenido en carbono (en torno al 98%).


Diagrama de una carbonera
Diagrama de una carbonera

El sistema de fabricación del carbón vegetal varía de un sitio a otro, pero lo más habitual en nuestro país ha sido la creación de carboneras, enormes pilas de madera cubiertas de arcilla. El carbonero hace una tala selectiva para evitar agotar los recursos naturales que le dan sustento, coloca la madera en forma de pirámide y lo cubre con arcilla y musgo. Debe realizar una chimenea en el centro y unos respiraderos en la base para que el fuego no se apague y alimentarlo con maderos de forma regular. Transcurridas 3 o 4 semanas, la madera se ha convertido en carbón. Cuando el humo salía amarillento, el proceso había finalizado y se abría la pila para sacar el negro combustible que se veía reducido en un 80% respecto al peso inicial de la madera. El carbonero se encargaba del transporte y venta por los pueblos de la zona.
La madera más demandada es la de encina ya que es muy compacta, pero también se hace de roble, pino, eucalipto...
Otro de los sistemas de formación de carbón vegetal es el de los hornos subterráneos, más común en África y algunos países de Sudamérica.

El primer uso que se le dio a este material fue el de pigmentación, ya sea para perfilar los dibujos en el arte rupestre o sobre la piel de los habitantes de las cavernas que lo utilizarían como adorno o camuflaje en las cacerías. Aunque no era carbón vegetal propiamente dicho, podemos considerar como tal a los troncos quemados de las hogueras.
El uso más extendido es como combustible, muy importante para el desarrollo de la metalurgia en la edad del hierro. Las altas temperaturas que alcanzaban las forjas permitían fundir los metales para la fabricación de armas y herramientas. 
Actualmente se sigue utilizando para calentarse y cocinar, sobre todo en países en vías de desarrollo. Como dato curioso, un tercio de la población mundial sigue cocinando quemando madera. En España, el uso que le damos en la calle es para hacer barbacoas y parrilladas.
Al ser un material poroso, se ha utilizado como filtro natural, principalmente de agua y estas propiedades se conocen desde hace más de 2.500 años. El carbón activo está presente en todos los filtros que requieren un nivel muy alto de eliminación de partículas.



Uno de los mayores problemas de la producción de carbón vegetal es la deforestación, que en algunos países se hace de forma indiscriminada e ilegal por parte de los habitantes del medio rural. Un buen aprovechamiento de los recursos puede garantizar que la gente siga pudiendo utilizar el carbón al mismo tiempo que los bosques no se vean mermados, lo que ocasionaría un aumento de la desertización. La generación de gases de efecto invernadero, tanto durante su producción como en su combustión, es otro problema que hay que atacar. El uso de hornos más avanzados puede reducir la emisión de estos gases entre un 60% y un 80%, por lo que la sostenibilidad de estos procesos es factible. El problema está en llegar a las zonas rurales para enseñar a los habitantes locales la forma correcta de hacer las cosas.

Como podéis ver, tanto un carbón como el otro, han sido muy importantes para el progreso de los humanos y aunque los orígenes de ambos son diferentes, los usos son muy parecidos. 
Si quieres saber más sobre cualquier tema relacionado con el carbón, acércate a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal